El arte de encantar serpientes consiste en hacerle pensar al público que la serpiente bailó.